viernes, 17 de enero de 2014

. .

Sobre la palma de una mano tengo a sus cuerpos
perdidos uno en otro Se reúnen a celebrar el Amor
que los eleva al reunirse a celebrar el Amor que los eleva
al reunirse

a celebrar el Amor que
los eleva


al reunirse a celebrar

el Amor


que los eleva al reunirse


a celebrar




el Amor

jueves, 16 de enero de 2014

. .

en abril

supe que mis ojos sus ojos

se despedirían pronto

sábado, 3 de noviembre de 2012

3000 kilómetros - Veintiuno Julio Dos mil doce

Amanecer
como saliendo del útero:
es mi cuerpo, ante el deseo
de sentir la inmensidad
a un lado, quien se tensa
inevitable.

* *

Vuelcome adentro,
en busca de la satisfacción
del respirar ajeno.

martes, 29 de mayo de 2012

Marco Tulio

fotografía Irina Lucero

fotografía: Nuria

viernes, 27 de enero de 2012

Am.

Mi pulpa en pulso brotando entre la cercanía
de las vidas lentas, por tanto golpe me ondulo
hacia su cuerpo nulo mudo de tristeza | cierta
sobre los corazones calientes del encontrarse
en tacto mutuo.

C

miércoles, 25 de enero de 2012

Visita, Olivero Girondo

No estoy.
No la conozco.
No quiero conocerla.
Me repugna lo hueco,
La afición al misterio,
El culto a la ceniza,
A cuanto se disgrega.
Jamás he mantenido contacto con lo inerte.
Si de algo he renegado es de la indiferencia.
No aspiro a transmutarme,
Ni me tienta el reposo.
Todavía me intrigan el absurdo, la gracia. 
No estoy para lo inmóvil,
Para lo inhabitado.


Cuando venga a buscarme,
Díganle:
"se ha mudado".

jueves, 19 de enero de 2012

miércoles, 18 de enero de 2012

Amor 77 | Julio Cortázar

Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

. .

Amanezco 
con una madre en la habitación de al lado
                    | y un orgasmo silencioso.

C

Lluvia

Me recorre por la superficie y
hace brotar este

desconocimiento 
matutino 

que me ajena de la respiración,
hueca e inconclusa. 



C
Lunes doce de diciembre

El eje levantándose

Cómo si el no tenerlos conmigo dejara a mi tristeza con fin, no cuento los días porque caería en llanto adentro,  me ahogaría en ustedes, que acá me tienen hecha suya, respirando por sus corazones lentos, faltos de nido tierno, de ojos puros clavándose en sus rostros marchitos. Los envuelvo con mi vida entera, alejándolos de la maldad que lleva el aire y acercándolos a mis amaneceres: deseo su eterna existencia en este interior mojado, porque los tengo cerca pero no los siento y eso es lo que me aqueja hoy en esta garganta dolida.

C

domingo, 8 de enero de 2012

Ajena

Boca abajo
               siento
        ( la respiración
      de )  una pelvis
que no es mia.

C

martes, 6 de diciembre de 2011

Ría

/ tenía que /
descaminar el roce
de las miradas
que desemboca     / ría /
en la
aspereza

C

jueves, 1 de diciembre de 2011

. .

Diciembre iniciás en mi,
soy un enjambre
de alegrías y tristezas
malformadas.

C

jueves, 10 de noviembre de 2011

El cielo vivió y murió en mí.

viernes, 21 de octubre de 2011

Distancia al Sur

Siento a octubre penetrarme la tristeza
del saber que cerca hay una huida
insegura de si misma.

C

(Llandentro)

Siento parirme cada retorno a mi mirada,
meu geografía difusa se rebalsa de tensión innecesaria
y la existencia se me hace llanto adentro.

C

jueves, 20 de octubre de 2011

Agora, Ana Regina Nogueria

A matéria em êxtase
entrelaça fagulhas luminescentes
no agora.
Leves mandalas e pétalas de sonhos
pingam mel em bico de beija-flores


Ana Regina Nogueira

martes, 18 de octubre de 2011

Tenía que

este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que fallecer este sabor desabrido tiene que

C

lunes, 17 de octubre de 2011

jueves, 13 de octubre de 2011

. .

Las orillas malditas
me alejan del
océano.

C

Laureano Huayquilaf | AGUADA DE CENCERRO

II

el verde tallo
brota en la bravura
del encierro

y todas esas flores
ke nombraste

balsamo mujer

enlokese nuestras ramas
y pega duro

la fritura de la charla
tornikete de pasiones



VIII

un pedazo 
de mi voz
musicaliza tus huecos

cada piedra
cada chaparron
de tu naturaleza
glorifica toda sensacion

y encontre refugio



XI

volvi desnudo
con voz mojada

acaricie
y puedo decirlo
la parte insatisfecha

empapado en mi otro

volvi desnudo 
por la calle misma de ayer

despojado

volvi como los perros
lengua afuera

y dispuesto
a utilizarla



XII

permanezco diluido 
cuando caen tus aguas

corajudos labios atropellan
sonoro tic tac

incendian rio saliva

acomodo mis trapos
me renuncio

firme
como clavo de almacen

parezco faro
cuando nos
vamos humedeciendo



XVII

revuelca lengua
su cuerpo
enel otro cuerpo

sedienta cerrazon

tus gotas
lagunas de mis brasas




AGUADA DE CENCERRO, Laureano Huayquilaf

. .

Los límites-contornos me presionan hacia el centro,
mi geografía apuñalada en la observación innecesaria 
se intenta rehabilitar,

                                    me inundo.


C

jueves, 29 de septiembre de 2011

Juan Carlos Bustriazo Ortiz | El intenso dice

el intenso dice

un adiós el intenso dice una sombra mi amor aterciopelada palaciega en esta tarde regocijante y tristonosa las gentes se ponen máscaras oh no mi amor se sacan los rostros se arrancan infantilizados la identidad remota y saltan saltan y no son langostas siquier y tristemente remedan al ancestral sagrado qué estoy diciendo mi amor yo celebrante rojo celebrante amarillo y negro y azul huelo a collón a piedra pintada a sien quemada huelo a corazón ahumado huelo a rodillas blanconas a canillas bermejas mi amor dios quiera que no pienses como yo en esta tarde que huele a tambores colorados a bajo vientre castaño a tobillos simplones a talón pintarrajo mientras la soledad los va comiendo y chilla

              (t. 23, 24)
               a ch.

de Caja amarilla, 1973-1974, inédito
Juan Carlos Bustriazo Ortiz

martes, 27 de septiembre de 2011

Esto es

La dimensión del despliegue en un escenario limitado
Los movimientos de la Vida se doblan y desdoblan.



Desorden



Este sabor desabrido
tiene que fallecer.



Discrimino el murmullo que juega alrededor porque prefiero la oxigenación del sentir la intensidad de lo intangible aumentable cada amanecer en camas distintas.



Descaminar el roce
de las miradas
que desemboca
en la
aspereza.



Desde muy adentro me palpo hecha fragilidad,
me siento debilitar,
permanecer en quietud involuntaria
sosteniendo mis párpados
y dejando mi mirada fija
sobre una receta deseable
que huele a culpa entre mis piernas.



Exteriorizar los interiores
aumentables-latentes
que nos habitan,
sin hacerlo notar.



Las sábanas mojadas
por una disciplina compartida
entre dos existencias
escasas.



Balbuceo lejano presenta un frío muerto mientras se entrelazan ojos que alumbran la situación húmeda, el respirar mutuo casi logra envolverme,

pesados espectros me rocían.



(Mi campera en el perchero,
el resto de mi ropa en el piso,
al lado de la cama.



El deseo desparramaba a uno sobre el otro,
mi piel en roce con la suya
perdía la ley de lo correcto que habitaba entre las luces alejadas.)




mis ojos caen
chiquitos
se duermen ahí
arrinconados entre tres manos
hambrientas de mirada decisiva
hecha movimiento
real



Sospecho que me deslizo de un extremo al otro sin obstáculos,

que cuando me envuelvo y desenvuelvo soy casi totalmente explorable,

que voy a terminar insertándome en quienes no seremos nunca nosotros porque serán siempre ustedes, mi presentación será mentira y a partir de ella deseo eternamente que nos permitamos situaciones conclusas e inconclusas, paralelas a otras con acciones desprolijas y hasta con dolores sufribles únicamente en tales respiros; respiros sostenidos entre las manos sin fuerza coherente, satisfacción con cobertura de juguete desmontable, utilidad servible no reconocida ni siquiera encontrada. Vuelvo a sospechar y esto pone en desequilibrio mi estabilidad no estable: ni una acción ni la otra me son tomables de la mano, propongo valoración y ayuda continua real.,

   (La puta que te parió).



Penetro en los ojos hechos fríocalor perdidos con firmeza en la eternidad de los olores, se parpadea con lentitud sobre la profundidad desconocida del estarse sediento mientras inhalo zambullida y me destiendo suspendida en la lejanía de la satisfacción del sentirse. Descompostura inquieta al retener dentro de los pezones lo impalpable ajustado a la pertenencia única incapaz de ser transmutada a la tolerancia del destartalado esqueleto, lo incomunicable transita por entre la carne y entonces esta vez prefiero la estabilidad de la existencia pura.



Que se nos caen los ojos abiertos si se titula la exposición jamás expuesta en su totalidad, que se me adormece el cuerpo todo, hasta el contenido del vacío más profundo refugiado del tercer ojo abierto por poder realizar acciones opuestas y golpear golpeo lo brindado sin fuerza ni obligación, creyendo únicamente el hecho de sentirlo necesidad y sostener la lastimadura de límites-contornos colgando inquieta, saturando la estabilidad en el espacio reducido que se hace posible.



Lo hueco
profundo y
desconocido,
presente.



Ansío que recorra mi geografía
amanecida en el horizonte
húmedo,

que permanezca
hasta encontrar la
existencia satisfecha.




Oscurece y una voz me recorre. 

martes, 20 de septiembre de 2011

CocoRosie

Te desvisto, con mis ojos yo he llegado incluso hasta violarte en un oscuro y espeluznante rincón de mi mente, te metí la mano ahí y te toqué anoche en un sueño. Te hago a un lado cuando entras a mis pensamientos en mal momento, Me he sentado en tu regazo y he encajado mis piernas alrededor de tus caderas como sogas, Te conduje en una silla hasta mi ducha mientras que yo colgaba con fuerza de tu espalda. Mi deseo profundo escalaba tu espina dorsal mientras te apretaba como al tronco de un árbol. Debiste haber sido una comodidad sin morbo en tu mente, Incluso más desnudo que un niño. He andando salvajemente a través de una gruesa y húmeda jungla explotando de ansiedad con profundo y fundamental anhelo que se agita. Profundas pulsaciones visibles, en la superficie como savia emergiendo, o la miel en una tarta.




lunes, 19 de septiembre de 2011

. .

El intento
de brindarse
comprensible
en la inmensidad
de la incomprensión. 

C

En llanto interno

Del llanto
al llanto,
al dobladísimo deseo
de satisfacción,
del dormirse en 
humedad interna
en la intemperie
de una cama que es
ausencia.

C

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Que mató

°°
Me despierto
con la cara mojada
y el resto de mi cuerpo
habitado de imágenes
de un sueño que mató a Tomás.

°°
Estoy
repleta de
escalofríos.

°°
Mi espalda encorvada,
él acercándose
a darme un beso
y preguntar por mi cara.


C
Catorce - Agosto de Dos mil once



lunes, 12 de septiembre de 2011

. .


Las terminaciones de mi cuerpo
exigen tensiones sanas.

. .

La ignorancia emocional es lo que hace despertarse con la sensación de estar saliendo de un útero.           

domingo, 11 de septiembre de 2011

. .

Lo hueco 
profundo y
desconocido,
presente.

sábado, 10 de septiembre de 2011

. .

(expansión)

Descaminar el roce
de las miradas
que desemboca
en la
aspereza.

martes, 6 de septiembre de 2011

. .

La ruptura de mi caída veloz en la inmensidad del tiempo que me asfixia: 
mi vida se despliega sobre un escenario que menciona la distancia  entre huir y permanecer
mientras el resto de mi vida intenta distraerse con la simpleza de encontrarse 
con las manos sobre un teclado. La estabilidad debe consistir en palparse sin
dudar, en moverse reconocida en el espacio cómodo
pero repleto de basura.

C

lunes, 5 de septiembre de 2011

domingo, 4 de septiembre de 2011

Edith Piaf








¿Cuál es tu color preferido?
El azul.

¿Y su plato predilecto?
El estofado de buey.

¿Aceptaría llevar una vida moderada Sra Piaf?
Eso ya lo hago.

¿Quienes son sus amigos más fieles?
Mis verdaderos amigos son todos fieles.

¿Y si ya no pudiera cantar?
Ah, seguramente no viviría.

¿Teme usted a la muerte?
Menos que a la soledad.

¿Reza usted?
Ah, sí, porque creo en el amor.

¿Cual es su mejor recuerdo profesional?
Siempre que se alza el telón.

¿Y su mejor recuerdo como mujer?
El primer beso.

¿Le gusta la noche?
Sí, pero con mucha luz.

¿El amanecer?
Con un piano y con amigos.

¿El anochecer?
Para nosotros es el amanecer.

Si le diera un consejo a una mujer, ¿Cuál sería?
Que ame.

¿Y a una joven?
Que ame.

¿Y a una niña?
Que ame.

¿Para quién hace punto?
Para quien quiera ponerse el jersey.

Miles Davis

Domingo: La desolación que se despierta con una.


lunes, 29 de agosto de 2011

. .

Encuentro mi existencia insatisfecha,
desconozco parte de ella.

veintinueve de agosto de dos mil once

domingo, 28 de agosto de 2011

. .

La imposibilidad de trasladarme completa incluyendo la profundidad que desconozco a esto que es palabra retumba en toda mi existencia insatisfecha,
La angustia que soy está reproduciéndose mientras escribo, no entiendo
Realmente no entiendo
como
.
Desconocer lo que necesito me llena la garganta de
una fuerza incontrolable.
Siento que no logro
satisfacerme
tampoco conocerme
tampoco controlarme

me quiero derretir.

. .

Desparramada
intento recogerme
sabiendo
lo desconocida que
resulto
para quien intenta recogerme.

C
Me desencuentro carente de emoción me restauro inservible es indiscutible estarse disponible a Dar
porque el desaliento se pronuncia cada mañana en la intemperie de las sábanas ansiosas
por envolverme de una vez y apretar hasta disolverme.

Alejandra Pizarnik


más allá de cualquier zona prohibida 
hay un espejo para nuestra triste transparencia

de El árbol de Diana, Alejandra Pizarnik

Mi existencia tendida sobre la existencia del deseo.

. .

Cuando dos alientos amanezcan en el horizonte
me detendré a bailar:
olvidando las angustias matutinas
que se despliegan desde la profundidad
desconocida.
No deberían regalarse perfumes.
Sobre el escritorio hay uno, no sé si me gusta.
Me duelen las piernas.




. .

Una película en la televisión. Cambiaron de lugar la silla. Un auricular en el oído derecho y otro colgando. Ratatat. Dos tipos hablando de minas: uno cada tanto se dedica a atender un teléfono. En casa un perfume nuevo sobre el escritorio y una madre con tos: el sábado pasado si una pija entraba era porque lo deseaba.


miércoles, 24 de agosto de 2011


Ansío que recorra mi geografía
amanecida en el horizonte
húmedo,

que permanezca
hasta encontrar la
existencia satisfecha.







miércoles, 10 de agosto de 2011


El movimiento que transcurre es mortal porque las rodillas incómodas en la alfombra y el torso descompuesto sobre la cama son el hilo del retorcido fin.

sábado, 30 de julio de 2011

Frente a la sábana
el demonio
todas sus habilidades
adormecen
al niño
que juega
al juego
de jugar
vacila
pero
se encierra en el vacío
y deja
que doble
mi divinidad
hasta su boca


Se esconde el tiempo
y sigo escribiendo
este poema
Compartiré este viaje
Y toda la magia

No me arrepiento




Septiembre de 2006, ella moriría el domingo
ocho de octubre.

Delfina Goldaracena

viernes, 29 de julio de 2011

Perder toda profundidad desconocida habitante del cuerpo que muevo.

jueves, 28 de julio de 2011

Me lamento



La vida desparramándose entre las sábanas después de apagarse la última luz. El silencio que reúne a toda la casa para depositarla en un punto negro. Y es entonces cuando me lamento aparecida, sabiendo mi cuerpo en esta cama.  La vida encontrándose en un sólo respiro. Me lamento aparecida.


domingo, 24 de julio de 2011

Respiros que se acoplan a los que ya venimos.

Desde hoy
corriendo
se entremeten entre mis
sílabas publicadas
en lo que resta de
esta
búsqueda
que
ahora mismo
tirada en esta cama ajena
deseo terminar,
sin importar no
encontrar.

Ríen
y gritan
los pares de ojos
que desde
estos días,
alejados de
mi
posición
honda,
comienzan a deslizarse
en mi.

Llorarán conmigo
cada noche
en que me encuente

en la profundidad
de lo desconocido.

||La existencia
torpe
que deambula
pegoteada
a
la mia
y llevo arrastrando
me golpea
cada
comienzo
de suceso.||

Intento
sostener su inocencia
al posar
mis ojos
en cada movimiento.

Guardo sus risas
para mañana
reproducirlas
en mi fragilidad.



Tengo la mitad de mi cuerpo
recostado sobre la cama de una mujer que
murió.


Los escucho
aturdiendo a la vida
al reir
con quien está al lado
o en frente.


Buenos Aires

jueves, 21 de julio de 2011

Este lapso de la búsqueda en que me encuentro imposibilitada me desliza sobre.

miércoles, 20 de julio de 2011

Todo lo escrito, desde algún momento de esta búsqueda, necesita escaparse.
Esta esperanza yo no la he buscado. Este pabellón silencioso de la Universidad desconocida.
Roberto Bolaño

domingo, 17 de julio de 2011

El desaliento y la angustia consumen mi corazón. Aborrezco la aparición del día, que me invita a una vida, cuya verdad y significación es dudosa para mí. Paso las noches agitado por continuas pesadillas. Lucho desesperadamente por un rayo de luz que me saque del error y de la duda. Pero cuanto mayores son mis esfuerzos más me pierdo en el laberinto.

Johann Fichte

domingo, 10 de julio de 2011


Consiste en
observar
la existencia propia
posada sobre la panza,

con razón de accionar explosión.

||

Dar intensión
a la sensibilidad
y dolerse
desde la profundidad
desconocida
hasta este olor mío.

||

Presionar
con agudeza
la estabilidad
con búsqueda detrás,
presionarla
hacia
el espacio
permanecido en
lo eterno.

||

No estoy conforme con imaginar que la búsqueda apunta a la Plenitud.

||

Esto intraducible me posa en la quietud
y paralelamente me introduce en la inquietud,
agotada.

||

Voy a
quitarme la existencia
cuando la encuentre
contenta.

||

Parece que ella.
Parece que ella nada.

||

Soy la imposibilidad de conocerme,
dije que soy la imposibilidad.

viernes, 1 de julio de 2011

Veloz-violenta

No quiero que aumente la sustancia que transita por entre mi existencia.

domingo, 19 de junio de 2011

16.02

Se posa con delicadeza sobre la superficie que es límite de la existencia, duda el contorno a delinear: sustraerme o inflarme. Surge interminable desde las pupilas se desliza por entre los olores hacia la nuca rodeando el cuello. El cuello escaso de vida, blando. Las pupilas hambrientas, veloces. Los olores reproducidos repetidamente bordeándome convirtiéndose en capa hecha cobertura ante el andar que golpea. La nuca imán de existencias inquietantes las desparrama-concentra en el pecho contraído superpoblado de sustancias frías que logran balancearse entre pezones y ombligo anochecido envuelto en respiros calurosos que desembocan en el silencio destruido por una voz que decide aquietarse firme, cada amanecer. Se me desprenden las fuerzas contenidas a presión, desbordadas contornean el aire que me sostiene por dentro suyo, quien me mantiene por entre los espacios y tiempos pautados-aprobados por este bollo de carnes en el que me encuentro aplastada. Sumergida en la suspensión que deambula alrededor de mis finales debilitados desintegrándose en dirección a la profundidad de los rincones como cajones con capacidad de retención, retención apretada.

Dirijo mis ojos al desear salirme:

al estado de quedarme fuera,

hecha un hueco

profundo,

sin despedida.


Me instalo en una posición con capacidad de observación vacía de relleno puesto en la posición inclinada hacia el abandonarse sin solicitud de permiso: me instalo y me respiro liviana, el después del sin existencias previas colocadas en la biografía sucia de lo correcto.

viernes, 17 de junio de 2011

Logra contenerse una descompostura al retener dentro de los pezones duros lo impalpable ajustado a la pertenencia única incapaz de ser transmutada a la tolerancia del destartalado esqueleto hecho una máquina sin capacidad de Ser existencia, lo deseado impune perturba la estabilidad de la retención paralela al intento de acostumbrarse a la materia con márgenes por cumplir con autonomía compartida al mirarse y desplomarse sin reacción ligera; Se respira un pilar que abriga ante la velocidad del rejunte herido sin reconocer por preferir o no pertenecer al eslabón hecho migas invisibles, una línea articulada y detrás de ella un intento por dar poder a la insatisfacción apreciable con tan solo caminar entre la gente en la calle pausada, lenta de retención e ignorancia;

Me detengo en la revelación que al despertarse conjuga las etapas del contorno áspero y las contrae apreciables.

domingo, 22 de mayo de 2011

sábado, 21 de mayo de 2011

LM

Discrimino
elmurmullo
quejuegaalrededor
porqueprefierola   / oxigenación 
                      del sentir la intensidad 
              de lo intangible /
queaumenta
cadaamanecer
 encamasdistintas.

sábado, 14 de mayo de 2011

viernes, 6 de mayo de 2011

Tengo que empezar - - mientras tanto me enrosco y no desenrosco, viajo y sufro distintos estados de los que se ríen o vomitan sin saber que [siento la necesidad de algo existente que desconozco] estoy buscando, creo saber su lugar... Pero no responde los mensajes nocturnos, o es demasiado tarde para sus padres y para él, que su cabeza no puede más, o no tiene sentido hablar por donde hablamos, o está muriendo como siempre, o lo hablamos mañana bien. Mañana siempre es real y las cosas temprano creo que se pueden hablar y no en este estado. Mañana hablamos. Si querés nos juntamos. Pero por favor me siento como no quiero perdón por ese mensaje. Buenas noches.

martes, 3 de mayo de 2011

Rincón número siete

Que se nos caen los ojos abiertos si se titula la exposición jamás expuesta en su totalidad que se me adormece el cuerpo todo hasta el contenido del vacío más profundo refugiado del tercer ojo abierto por poder realizar acciones opuestas y golpear golpeo lo brindado sin fuerza ni obligación creyendo que únicamente por el hecho de sentirlo necesidad o sostener una lastimadura de límites-contornos colgando inquieto saturando la estabilidad en el espacio reducido que se hace posible.


     Que se nos caen los ojos abiertos si se titula la exposición jamás expuesta en su totalidad, que se me adormece el cuerpo todo, hasta el contenido del vacío más profundo refugiado del tercer ojo abierto por poder realizar acciones opuestas y golpear golpeo lo brindado sin fuerza ni obligación, creyendo únicamente el hecho de sentirlo necesidad y sostener la lastimadura de límites-contornos colgando inquieta saturando la estabilidad en el espacio reducido que se hace posible.






sábado, 30 de abril de 2011

Estados circulares hambrientos de circunducciones con motores de movimiento desplegables con facilidad hasta ante las estaciones no concretas bajo estas pieles descifrables. Como desprenderse de los bordes con delicadeza constante, repetitiva aceleración intenta ramificar conductas de áreas terceras inquietamente inconclusas.

Se me desprende la tormenta y confiesa que los contornos serán los detonantes.

jueves, 28 de abril de 2011

Mediodía restauración,
agotamiento matutino.

Permanece.

Proyecta
dos
posiciones que
concluyen
con el mismo deseo:









.

lunes, 25 de abril de 2011

La culpa respirando entre mis piernas,
ellas y el resto de mi en estado de

ay.


Agua tibia que cae inconclusa
entre tus rocas
y que se enfria por el deshielo
lluvia que se sucede intermitente
como cascada entre tus piernas
húmedas y llenas de temblor


me siento a esperar debajo de tu techo, mientras fumo, a
/que pase la tormenta
el viento y el aguacero
/nocturno de tu cuerpo

me llevan en torrentes uniformes
/derecho e inconsciente
hacia el abismo
de tu inocencia.


Eugenio Rum

Pendejo


Desde muy adentro me palpo hecha fragilidad,
me siento permanecer en quietud involuntaria
sosteniendo mis párpados y dejando la mirada fija 
sobre una receta, deseable,
que huele a culpa entre mis piernas.


C

domingo, 24 de abril de 2011

Solía decir Goytisolo 3225.

-Goytisolo es a una cuadra y esa numeración nos llevaría al descampado.





Amanecía en la cama de una putita, del lado de la pared.


Inagotable

Deshabitada,
ausente del lugar
acostumbrado,
enclavada en un tiempo indefinido
así me siento en esta noche.
Ah, no quiero saber más
de las fugas perpetuas,
de las claudicaciones.
Mi mente vuela ágil
sin poder detenerse
guiada por una luz inagotable,
por un sueño de estrellas
que calcinan el cielo.
Me erijo en el recuerdo
y busco mi lugar
en la cambiante forma
de las cosas.
Porque ahora la noche se perfila
en su mudez pesada
donde queda temblando
el pulso de las horas
y mi deseo habita
esa región innominada
que se quiebra por dentro
en mil pedazos.
Entonces no puedo desprender
la recia costra de los años
y soy sólo el fluir de mi conciencia
¡debatiéndose sola
entre la nada!


Cristina Maya

La desesperación que desespera a la desesperación.

Dirijo mis ojos al desear salirme:
al estado de quedarme fuera,
hecha un hueco
profundo,
sin despedida.

viernes, 22 de abril de 2011

. .

pestañas respirando con agitación en mis palmas matutinas
chorreando movimiento hecho líquido
bebible para ojos recién dormidos
hechos nudo en un rincón de mi desesperación

desmayar mi mirada sobre otra
secarla y dejarla sedienta
 hecha polvo 
aturdido del sentirse en estadía inestable

conjugo mi carne en dos
vacío la desnudez
desnuda en la totalidad más explícita

sostengo en las pupilas la profundidad desconocida
entonces río por cada vez que me disfracé de risa


|| C

miércoles, 20 de abril de 2011

. .

Balbuceo lejano presenta un frío muerto mientras se entrelazan ojos que alumbran la situación húmeda, el respirar mutuo casi logra envolverme,
pesados espectros me rocían.

¨  C

lunes, 18 de abril de 2011

Pero yo me lanzaba sobre ella, la aporreaba con las teclas y se me moría entre las manos.
John Fante

domingo, 17 de abril de 2011

Encastrarme las posibilidades en miniatura que brinda cuando una no está cerca, hacerlas propias, anudarlas hasta ahogarlas y montarlas en lo contrario en su totalidad al vacío mal llamado porque sólo es en uno que lo sufre, imposible trasladarlo a este espacio en que se lo exterioriza y resulta fallido, da un giro y vuelve a ser vértebras y aliento.
Que levanta la cabeza y cruza la puerta para habitar sin habitar la tierra, desterrada anteriormente mientras se suspende con repetición de esta existencia que resulta prematura cada vez que se inhala y exhala casi en un rincón en que se deshilacha la carne desintegrada cinco meses atrás. Hecha vértebras y aliento,


únicamente.

sábado, 16 de abril de 2011

Se levanta a la una del mediodía,
tiene la heladera llena de comidita dietética,
una balanza al lado de la puerta de su habitación y un culo grande.

viernes, 15 de abril de 2011

oscurece y una voz me recorre, intento alimentarla


mis ojos caen

chiquitos

se duermen ahí

arrinconados entre tres manos

hambrientas de mirada decisiva

hecha movimiento

real



y una botellita mal abierta de agua mineral sobre mi mesa de luz

jueves, 14 de abril de 2011

Mia, se es involuntaria y concluyo pidiendo desesperada ya no más. Porque me paseo de una posición a la otra con tal facilidad y rapidez que ya hay espacios en los que me reniego, río y después suspiro eso que una jamás recuerda y hasta cree desconocer. Aquello deambulante entre los huesos acomodados incómodamente nos retuerce y estabiliza, dos acciones paralelas que me derriten los ojos y proyectan sus sombras cubiertas de agua transparente, bebible.
A pesar bebible.

domingo, 10 de abril de 2011

Eso que une lo carnal.

viernes, 8 de abril de 2011





libre albedrío vs. determinismo




jueves, 7 de abril de 2011

Exteriorizar cada mañana los interiores aumentables-latentes

que nos habitan,
sin hacerlo notar.

martes, 5 de abril de 2011

En el discurso del movimiento todo aquello que es falso, es decir, mentira, o realizado de una manera demasiado mecánica, se hace inmediatamente visible.
Marta Graham


Regreso cuando llovía

Del agua, como de la sangre, y al agua
vengo, entrando a tierra por el agua:
por su ángeles turbios derramados
de costado, agua y aguacero errante,
porque lluvia también cuando volvía,
como una miel de piedra en tempestad
sobre el pequeño tambor del corazón.

En la ría, como en un espeso
machete horizontal, tanta indecisión de ida
y vuelta, tantos pedazos de la tierra:
un pañuelo de hojas solas, una involuntaria
madera, una cáscara, el cadáver
de un grillo que asesinó la lluvia:
testimonio de que la vida estaba
allí no más, al otro lado
del difícil destino, húmeda y cercana
como la boca que nos busca.
¿Quién
entonces eludió el regreso, quién
podía rechazar sus fluviales manos ciegas?
Porque si es lo fatal si las cosas
caen y se rompen, si los clavos
han de golpearse siempre la cabeza,
si la robusta soledad del ganado
camina sin cesar a su osamenta
¿quiere decir que nunca
escaparemos a la patria, quiere decir
que siempre volveré a su costa
como a la única mujer en donde he estado
transcurriendo?
Ah, en esa dura
paz, en la tinta de la baja noche,
la población buscaba vida al viento,
pescaba vida en el amarillo peinado
del océano, cazaba vida litoral, los aguadores
llevaban una cruz de vida colgando
de sus brazos, cáscaras de vida
escogía el niño en la basura. Todo
era salvación afuera, todo
entrega final: enloquecido
el pez entraba al muro
vacío de la red, el hombre
a la mujer, al mar
el alma empobrecida.

(Ya se estaban poniendo
tristes los maíces y hacia sus huesos
envejecía el campesino, andino
o lateral. Y de pronto, agua
sobre la tierra, agua de pronto
sobre la castigada y flaca duración
vacilante de los pobres, lluvia
hasta su sorda cavidad de sueño y alma.)

Yo quería dormir, quería haber llorado
con los párpados puestos en mis necesidades,
en lo olvidado, retroceder a alguien,
a ella, a mí, a nosotros
dispersos: y solamente encontré al indio,
dueño de su desesperanza y de su abismo,
gastándose sin ruido, sin arder,
como un fósforo mojado.

Porque duro como el arroz es el retorno:
ni casa ni comida ni mujer propia
ni propia solución la que yo intento;
no es llovizna de novia arrepentida,
no es un tango ni una carta
en olvido gradual: es aguacero
ecuatorial, a cántaros, territorial: es río
y mar y lluvia que para el hombre y sus vecinos
de soledad, de ruina y de destrozo, edifican
su propia cárcel que mojando lo agoniza.

Fue preciso cerrarla: gritar, abandonar
lo que me dieron y fue mío,
lo que tuvo mi pisada, mi latido o mi olor:
las ropas colgadas o caídas, mi tinta
con su alta investidura de arzobispo,
el celo, los lugares, los cuerpos
de donde injustamente salía las mañanas
y estar aquí, de nuevo, en mi terreno
caminante y en mi terrestre invierno
que a sí mismo se destruye, destruido.

Jorge Enrique Adoum